Nueva normalidad y PyMES, cómo adaptarse.

En la era del Covid-19, muchas empresas se enfrentan al dilema de adaptarse a un nuevos modelos de Negocio o cerrar las puertas. Especialmente para las PyMES, la nueva normalidad promete ser difícil: las medidas de contención tomadas hasta el momento no alcanzan para aliviar a un sector que atraviesa una crisis sin precedentes. No olvidemos que en varios países de Latinoamérica las PyMES aportan más de la mitad del PBI nacional.

nueva normalidad y pymes

Ecommerce y delivery, claves para sobrevivir.

La nueva normalidad y las PyMEs, una alianza inesperada.

Para las PyMES,  seguir funcionando en tiempos de confinamiento implica lidiar con las limitaciones a la circulación, la reactivación gradual y nuevos patrones de consumo. La receta de supervivencia para las PyMES tiene varios capítulos. Cómo recortar costos, bajo qué modelo digitalizarse para ganar competitividad, cómo optimizar operaciones y ventas, son algunos. Y la premisa es una sola: cuidar a la gente.

Con la gradual reanudación de las actividades, en las últimas semanas se asiste a un aumento en los contagios, con el riesgo latente para el personal. Las PyMES recurren a distintas estrategias para promover un entorno seguro: informar sobre las medidas de prevención, instaurar protolocos de higiene y distanciamiento, rotar al personal o implementar home-office.

Un tema no menor de esta nueva normalidad es que la cuota  de seguros médicos y beneficios pasa a primer plano. Las empresas medianas y péqueñas tienen que garantizar a sus empleados una red de atención médica vasta, cuando se perfila una escasa disponibilidad de camas en los hospitales.

 

La Nube, nuestro aliado.

El confinamiento social coloca a las PyMES ante el desafío de migrar a un entorno accesible desde cualquier lugar.  Nos referimos a la Nube, que permite adoptar plataformas de trabajo colaborativo, herramientas de gestión en línea y sobre todo, incursionar en nuevos modelos de negocio. El e-commerce amplía nuestra llegada a consumidores y clientes cada vez más digitalizados.

Operaciones digitales: un nuevo tipo de consumidor.

Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), el e-commerce ya registraba un crecimiento vertiginoso en el último año. En el 2019 la facturación creció un 70% y el 90% de los adultos argentinos manifestó haber comprado on-line alguna vez.

La pandemia de Covid-19 exacerbó esta tendencia. Con consumidores y clientes en confinamiento y digitalizados, la Nube se instaló como el ecosistema para trabajar, comprar, capacitarse, mirar vidrieras y evaluar opciones. Una nueva normalidad para las PyMES, a la que solo queda adaptarse, o desaparecer.

Un dato irrefutable del boom del comercio electrónico: en la semana del Hot Sale, el día lunes, casi 3 millones de usuarios navegaron el sitio. Un 60% más que el año anterior, según la CACE. Una tendencia a la que ahora incluso se ha sumado el sector inmobiliario.

Para migrar a la Nube nuestra tienda o servicio tenemos que rediseñar el funcionamiento de nuestra empresa, con un foco en los siguientes puntos:

  • Servicios y productos en un formato 24/7.
  • Canales de atención efectivos.
  • Modalidades de pago seguras y variadas.
  • Disponibilidad y entrega en todo el territorio.
  • Agilidad en la gestión de devoluciones y reclamos.
  • Proyección a nuevos mercados.

En la nueva normalidad que afrontan las PyMES, el distintivo para el éxito es la experiencia del usuario y la personalización. Estamos ante consumidores exigentes y volátiles que difícilmente vuelvan a hacer click en nuestra tienda virtual o sitio después de una mala experiencia. La mala experiencia puede ser la no disponibilidad de un producto, la demora en la entrega, un reclamo sin resolver o, peor aún, un problema con un pago.

Y lo que es peor, las malas experiencias tienden a viralizarse: tenemos ejemplos de sobra en los tuits y reviews que circulan en las redes. Sostener una operación empresarial enfocada en el cliente digitalizado conlleva repensar nuestra gestión empresarial y adecuarla para responder efectiva y rápidamente.

nueva normalidad y pymes

El trabajo remoto y la gestión en la nube, los dos pilares de la nueva normalidad.

Gestión empresarial en línea.

La gestión empresarial en línea es el timón para que las PyMES sorteen esta nueva normalidad. En este sentido, es cada vez más frecuente la adopción de modelos de gestión en formato SaaS (Software as a Service) Se trata de softwares alojados en la Nube, disponibles con un solo click y cuyo uso depende de un modelo de suscripción.

Las plataformas en la Nube permiten la gestión de todos los procesos de la empresa desde un simple navegador de Internet. Podemos manejar la facturación, consultar y reportar estados financieros, seguir las ventas e inventarios, devoluciones, reclamos, cuentas por cobrar, entre otros. Toda la información es en tiempo real, lo cual permite tomar decisiones más acertadas, basadas en datos.

En estas soluciones, los costos de hardware, licencia y mantenimiento quedan a cargo del proveedor del servicio. Hay plataformas en la Nube para todos los procesos empresariales y las diferentes soluciones se pueden integrar fácilmente unas a otras, creando un entorno de trabajo digital completo y a medida de cada Negocio. Y para las PyMES, resulta mucho más accesible que un ERP corporativo.

Nueva normalidad para PyMES, el trabajo remoto.

La gestión empresarial en línea permite operar a toda marcha aún cuando no estemos compartiendo el mismo espacio físico. Esto ha sido crucial para las empresas que, de la noche a la mañana, pasaron a funcionar de forma remota por el confinamiento social obligatorio. La experiencia piloto demuestra a las PyMES que el home-office no solo permite preservar la salud y el bienestar de los empleados; también promueve un importante ahorro de costos.

Otra tendencia en alza es el teletrabajo. Hablamos de los colaboradores ocasionales, que brindan recursos temporarios, sin atenerse a un vínculo contractual a largo plazo. Es un buena opción para encarar proyectos como el diseño de nuestra web, la gestión de las redes sociales o nuestra migración a portales de e-commerce. Los colaboradores freelance pueden ser grandes aliados en nuestro proceso de digitalización.

Para las PyMES, el Covid-19 actuó como catalizador de un proceso de transformación digital que, tarde o temprano, iba a darse. El desafío es lograr la reconversión de las operaciones en tiempo récord para adaptarse a nuevos patrones de consumo, cuidar a nuestros colaboradores y llegar a más clientes.

La nueva normalidad de las PyMES implica un cambio en la manera de pensar y hacer negocios. La Nube, como ecosistema donde desarrollar las tareas, comunicarse, gestionar las operaciones y la comercialización de productos y servicios de forma más eficaz. La priorización de los productos con mayor demanda y disponibilidad. Y sobre todo, el valor agregado de la experiencia de compra, con una apuesta a la personalización del producto o servicio y con una red de entrega con alcance nacional. Más que nunca, la creatividad será el aliado para distinguirse en un mercado digital hiper competitivo, con consumidores y clientes más criteriosos a la hora de elegir y comprar.

Volver