Beneficios del aburrimiento, cómo sacarle provecho

“¡Qué aburrimiento, qué hastío, qué plomazo! Son diferentes sinónimos de lo que la Real Academia Española define como un “cansancio del ánimo” que radica en una “falta de estímulo o distracción” y en la “molestia que causa”. Ante la ausencia de actividad, aquellos estímulos de siempre pueden ya no ser tan interesantes. Es un estado en el que nada moviliza las energías y a menudo donde se experimenta fastidio. A pesar de esto, los beneficios del aburrimiento existen y son valiosos.

La sensación de “tiempo en suspenso” que provoca el aburrimiento suele ser inquietante. Se siente que la vida se convierte en un “paréntesis”, porque no hay nada que despierte el interés. Sin embargo, estos momentos no productivos, pueden ser un motor de crecimiento y búsqueda de sentido.

beneficios del aburrimiento

Conectar con pasiones olvidadas, un plus.

Aburrimiento no es pasividad.

El aburrimiento nos puede llevar a pasar horas haciendo zapping frente al televisor sin conectarnos realmente con nada de lo que vemos. O a navegar en Twitter, pasando de un hilo a otro sin detenernos en ninguno. “Matar” el aburrimiento con una pasividad estéril no hará más que agravar la sensación de  insatisfacción.

En lugar de evadir esta sensación, lo ideal es hacerle  frente. Muchas veces, al sopesar los motivos del aburrimiento es sencillo caer en la cuenta de que hay situaciones de la vida que se podrían mejorar.

  • Experimentando con aburrimiento activo y creativo

Estar aburridos es una invitación a reconectar con uno mismo: ¿Qué faltas sentimos en nuestra vida? ¿Hemos postergado cosas importantes?¿Estamos deseando entablar otro tipo de relaciones humanas? ¿El trabajo no nos satisface? ¿No estamos desplegando nuestras capacidades?

Recapitular experiencias, retomar el diálogo con antiguos deseos, reconsiderar aquellos proyectos archivados y poner todas las cartas sobre la mesa, ayudará a capitalizar este aburrimiento. Esta sensación tiene un propósito: mostrar algo de la vida que debe cambiar, para mejor. 

  • Un motor para desarrollar nuestro potencial.

Uno de los beneficios del aburrimientos tiene que ver con despertar viejas pasiones o bien, descubrirlas. A menudo la falta de nuevos desafíos engendra sensación de hastío. 

Quizás es el momento de retomar un curso abandonado o darle rienda suelta a actividades que antes se pensaban inalcanzables. El tiempo muerto es además una fuente perfecta para apostar a la formación y mejoramiento personal. El aburrimiento puede ser el disparador de decisiones para que aporten al bienestar y la creatividad.

  • Recuperar nuestro universo personal.

La vorágine del mundo actual muchas veces puede llevar  a descuidar espacios personales, tan necesarios para alimentar la mente y el espíritu. Retomar actividades placenteras es un modo de lidiar con el aburrimiento con un enfoque creativo.

Retomar la actividad física, aprender a tocar un instrumento o cantar, un taller de fotografía en línea. La actividad artística de cualquier tipo o algún pasatiempo, contribuye a la relajación y la canalización de la energía creativa. Este es en definitiva uno de los grandes beneficios del aburrimiento, poder desafiar límites establecidos y aportar a experimentar con nuevas disciplinas o bien, darle vida a hobbies del pasado.

  • Investigar nuevas perspectivas.

No hay nada más aburrido que repetir recetas calcadas. El aburrimiento puede ser una invitación a descubrir nuevas formas de hacer las cosas, vías de conocimiento inexploradas o maneras diferentes de resolver problemas en los que creíamos que ya estaba todo dicho.

Ya sea relacionadas con lo profesional o personal, el tiempo quieto da la posibilidad única de repensar, profundizar y reflexionar temas más complejos. Sin ir más lejos, el pensamiento visual que se utiliza en las artes es ampliamente estudiado en la Ciencia de Datos. Investigar nuevas rutas del pensamiento es un motor para nuevas ideas y proyectos que jamás habrían surgido sin este “bendito” aburrimiento.

beneficios del aburrimiento

Conectar con nosotros mismos, la mayor virtud del tiempo muerto.

  • Reinventarse y crecer laboralmente.

La insatisfacción laboral y el desgaste profesional son realidades difíciles de ignorar. Es por eso que uno de los beneficios del aburrimiento, es que permite dar el espacio de concebir la idea de reorientar una carrera hacia un nuevo perfil. Para esto, una herramienta fundamental es la visualización.

Visualizar lleva solo algunos minutos y es tan sencillo como imaginar un futuro cercano en condiciones “ideales”. Cómo desearías verte y sentirte en tu trabajo, apuntar aquellos caminos que te acercarán a tu objetivo, y diseñar una hoja de ruta para llegar ahí son buenas iniciativas para poder pensar con mayor claridad. 

A pesar de la mala prensa, los beneficios del aburrimiento son más de los que por lo general se cree y su valor es inigualable. El aburrimiento bien entendido es una señal de que no se está utilizando todo el potencial personal.

Los beneficios del aburrimiento solo pueden darse si se convierte este estado en una oportunidad. La condición para ello es la buena disposición a salir de la zona de confort y ampliar los horizontes. Capacitarse, crecer, buscar nuevas experiencia y relaciones humanas, recuperar actividades placenteras. En definitiva, se trata de que todo colabore para que nuestra vida resulte más enriquecedora, plena y en consecuencia, productiva.

Si este artículo te resultó útil, no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Volver