Salario emocional: clave para retener el talento en la empresa

No todo en la vida se puede comprar y nuestra profesión puede darnos satisfacciones más allá del dinero y de eso se trata el salario emocional.

¿Qué es lo que inclina la balanza a favor de una empresa u otra cuando un candidato la elige como lugar de trabajo? Antes, esta respuesta era sencilla: la compensación económica. Pero hoy, el dinero no lo es todo, las nuevas generaciones de trabajadores buscan algo más. A ese algo extra se lo conoce como salario emocional.

Aunque sea un cliché, es cierto que las mejores cosas de la vida son gratuitas. (Fuente: Unsplash).

Salario emocional serían todas aquellas compensaciones no económicas o monetarias que ofrece una empresa a sus empleados. Este se suma al sueldo que obtiene el personal al final de cada mes. Se trata de la satisfacción que afecta nuestro estado de ánimo y como nos percibimos, independientemente de lo material.

De alguna manera, se trata de todo aquello que tu compañía puede ofrecer a los trabajadores para mejorar su calidad de vida, dentro y fuera de la empresa. El objetivo detrás de esta clase de sueldo complementario es aumentar la satisfacción de los empleados para retenerlos.

¿Cómo funciona el salario emocional?

Mientras que las nuevas generaciones han aprendido a valorar muchos otros aspectos más allá de lo económico, las empresas, por su parte, entendieron que la productividad no se basa en el número de horas dedicadas a las tareas, sino en la motivación para realizarlas.

El tiempo de ocio, el tiempo dedicado a la familia y amigos, sentirse a gusto en el trabajo que desempeñan, son parte de las búsquedas actuales de los trabajadores. Y las empresas pueden ofrecerlo a través del salario emocional.

De esta forma, se produce una combinación perfecta entre lo que la compañía necesita, —productividad y estabilidad de su equipo— y lo que el trabajador busca —recompensa emocional. Todo ello se articula en torno a una serie de beneficios, generalmente intangibles, pero sumamente importantes para el estilo de vida que desea el trabajador.

Beneficios del salario emocional.

El principal beneficio asociado al salario emocional es, por supuesto, la satisfacción de los empleados. Los candidatos más jóvenes buscan conciliar vida laboral y vida personal de forma equilibrada.  Por ello, al garantizar esto, la empresa puede aumentar el nivel de satisfacción de esos trabajadores.

La satisfacción no es lo único, ya que de esta se desprende un beneficio muy valioso para la empresa. Si el empleado está satisfecho, se sentirá más motivado para realizar sus tareas, porque estará a gusto con su lugar dentro de la compañía. Esto hace que los equipos de trabajo se vuelvan más productivos y alcancen los objetivos de manera más eficiente e incluso, más rápido.

Tranquilidad, paz mental y armonía, son algunos de los aspectos más importantes para nuestra salud mental. (Fuente: Unsplash).

Por otro lado, lo que desde hace tiempo se aplica a los clientes, ahora también se dirige a los propios empleados. Hablamos de fidelizar a tu equipo de trabajo, para reducir la rotación y retener el talento en tu empresa por más tiempo.

¿Por qué reducir la rotación de personal? Porque seleccionar a cada trabajador, entrenarlo y prepararlo para ejercer su rol dentro de la compañía cuesta tiempo y dinero. Además, afecta la productividad de la empresa y su imagen de marca a los ojos de clientes y de los propios empleados.

Por todo ello, entre los beneficios principales del salario emocional, la retención del talento es uno de los más destacados.

Algunos ejemplos a tener en cuenta

Yoga o stretching en la oficina, días de home office, celebración de cumpleaños, son algunas de las alternativas que ofrecen las empresas en concepto de salario emocional.

  • Evolución dentro de la empresa.

Tener oportunidades de crecimiento dentro de una empresa es el objetivo de cualquier trabajador. Cuando una compañía cuenta con un programa propio de promoción interna, ese anhelo se vuelve una meta posible. Así, el empleado puede visualizarse a futuro dentro de esa misma organización y es esa posibilidad lo que se transforma en una motivación constante para este.

  • Clima laboral.

Una manera de mantener contentos a los empleados consiste en propiciar un buen clima laboral. Se trata de generar un ambiente sin conflictos, donde se trabaje en equipo, se puedan compartir opiniones y sugerencias, y donde cada talento dentro de la empresa sepa qué lugar ocupa y cuál es su importancia.

  • Desarrollo profesional y personal.

Otra forma de salario emocional son las oportunidades de desarrollo profesional y personal. La empresa puede favorecer la formación interna de sus trabajadores, facilitando oportunidades de aprendizaje y evolución, mediante cursos y seminarios internos, o bien, a través de políticas de apoyo para realizar estudios, becas y publicaciones.

  • Conciliación de la vida laboral y personal.

Probablemente, este sea el ejemplo de salario emocional más claro y concreto, se trata de la conciliación de la vida laboral y personal de los empleados. Es, además, de los puntos más valorados por los propios trabajadores y, por otra parte, se puede implementar de diferentes maneras.

Algunas de las alternativas son:

  • Horarios flexibles.
  • Días de home office.
  • Vacaciones extra.
  • Viandas saludables.
  • Membresía en gimnasios.
  • Guardería en el trabajo.
  • Espacio para el ocio (dentro de la empresa).

Para armar la propuesta de salario emocional que ofreces al talento dentro de tu empresa, es necesario estudiar el equipo humano al que te diriges. Considerar edad, intereses y expectativas para brindar beneficios acordes.

Si estás buscando formas de implementar esta forma de estímulo en tu empresa y te resultó útil la información, no olvides de compartir esta entrada en tus redes sociales.

Volver