Ser freelancer en pandemia, 10 consejos para destacarte.

En una época de cambios vertiginosos en el contexto social y laboral actual, la era 4.0 crea nuevas oportunidades y desafíos profesionales a los que será necesario adaptarse. Charles Darwin en el año 1859 dijo: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio” y ser freelancer en pandemia se trata justamente de eso.

A pesar de que el mundo del trabajo ya venía atravesando una transformación digital a gran escala, la llegada del Covid-19 obligó de forma inesperada a muchos trabajadores y empresas a volcarse al teletrabajo y se crearon nuevas oportunidades en torno al trabajo freelance que encontró un campo más amplio de acción. Es decir que el mundo del trabajo independiente y remoto se volvió más competitivo.

ser freelancer en pandemia

Ser freelancer implica trabajar cuando los demás descansan, al menos hasta construir identidad de marca.

10 consejos para ser freelancer en pandemia.

Puede parecer una exageración pero lo cierto es que el cambio del contexto global, la aparición de la nueva normalidad, implica modificaciones profundas en el estilo de vida. Aunque el trabajo remoto sea en apariencia lo que se adapta con mayor facilidad, la realidad es que esto significa la aparición de nuevos desafíos.

De la noche a la mañana nuevas profesiones se volcaron al mundo virtual, profesionales que antes no ocupaban estos espacios tienen interés en sumarse, empresas implementan soluciones en la nube y surgen nuevas plataformas, apps y software a poblar el paisaje. Ser freelancer en pandemia es una proeza en sí misma, por tratarse de un ambiente que está en “la cresta de la ola” que todos quieren surfear.

Para crear una presencia digital contundente y que garantice la independencia económica, hay al menos 10 tips para aplicar desde ahora mismo:

  • Apostar al cloud computing, en serio.
    Trabajar en la red se torna imprescindible en el nuevo contexto. Desde herramientas más simples que facilitan organizar el trabajo como hojas de cálculo, espacios de comunicación, hasta soluciones de gestión que permiten registrar los hechos económicos y compartir tal información solo con quienes sea necesario.Así se podrán obtener reportes para la gestión económica y financiera y cumplir con los requerimientos legales en tiempo y forma salvando las distancias físicas. Conocer las capacidades que ofrecen las nuevas tecnologías y dominar su uso, presenta una competencia indispensable en el nuevo contexto. 
  • Dedicarle tiempo a las redes sociales.
    Crear un perfil profesional en redes  permite mantener una red de contactos entre los vínculos cercanos y clientes ya existentes o potenciales. Allí se puede dar a conocer la actividad actual y las nuevas áreas de expertise. En la actualidad son espacios muy utilizados para el intercambio entre profesionales, el acercamiento a oportunidades de capacitación y por supuesto el contacto con potenciales clientes.Para ser y destacarse como freelancer en pandemia es importante planificar y gestionar de forma adecuada los perfiles estableciendo las restricciones necesarias para que el ámbito personal o social no se mezcle con el laboral. Aportar contenido de calidad desde las plataformas es clave para construir identidad de marca personal y autoridad. 
  • Convertirse en referente.
    Identificar la propuesta de valor que permite hacer la diferencia en el mercado puede representar una gran ventaja. Conocer cuáles son las habilidades destacadas y potenciarlas facilita construir una mejor reputación en torno a las mismas. Crear un portfolio que hable de dicho trabajo y respalde la experiencia es clave. 
  • Cuidar de la vida online.
    Las redes sociales forman parte de nuestras vidas y exponen nuestra vida personal y profesional de forma única. Mantener una buena etiqueta profesional y evitar comportamientos cuestionables resulta fundamental. Expresarse de forma inadecuada en las redes sociales puede traer muchos inconvenientes.Tener una buena formación académica o ser un gran profesional no va a alcanzar para convencer a un cliente de ser la persona adecuada para acompañarlo en su emprendimiento. Al momento de expresar opiniones personales o mostrar partes de nuestra vida íntima, no hay que perder de vista que en la virtualidad es muy difícil disociar la intimidad de lo profesional. 
  • No perder de vista la competitividad.
    Ser profesional en pandemia, como ya establecimos, significa luchar codo a codo con otros profesionales que quieren lo mismo que nosotros. Y es acá donde el valor de nuestros servicios tiene que ser coherente.

    Un monto muy bajo menosprecia el trabajo y esfuerzo y puede demostrar baja calidad, poco profesionalismo o hasta desesperación. Un precio muy alto tampoco será beneficioso para ganar nuevos clientes ya que si los valores son desproporcionadamente superiores a los que ofrece el promedio del mercado se estará en una posición de desventaja.

    Se debe buscar un equilibrio dado por la complejidad de la tarea, el tiempo que insume, gastos ocasionales en que se puede incurrir, entre otros que se consideren. Enfocarse en el factor diferencial que se le pueda dar al cliente y saber comunicarlo es indispensable.

    ser freelancer en pandemia

    Gestionar recursos desde la nube es clave para cualqueir aspecto de la vida.

  • Estudiar, actualizarse y hacer networking.
    Nunca como en la actualidad, el acceso a congresos, seminarios, talleres para cualquier profesional, estuvo tan al alcance. Con las restricciones de la cuarentena y las limitaciones de la nueva normalidad, las posibilidades de acceso estas actividades continúan vigentes y ofrecen una gran variedad.La oferta de talleres gratuitos online y de gran calidad abunda en tiempo de pandemia como forma solidaria que ofrecen grandes profesionales u organismos que nuclean a estos últimos.
  • Ser proactivo en la red de contactos.
    Conversar con conocidos como familiares, amigos, compañeros de actividades, etc. y contarles la actividad a desarrollar y el tipo de clientes o trabajo que se busca, permite alcanzar un volumen alto de personas.Conocer a referentes locales y nutrirse de su experiencia o conocimientos, o posicionarse como uno, permite ganar solidez profesional. Las redes sociales son, de nuevo, el espacio ideal para conectar con otros profesionales y/o potenciales clientes y expandir nuestro alcance.
  • Enfocarse en el marketing de marca personal.
    Comenzar un blog, un canal de Youtube, un sitio web con marca propia, puede ser el camino para generar un propio Marketing Personal. Hablar de áreas de interés o mostrar trabajos es una excelente forma de promoción. Cuidar la gramática en los textos y presentaciones es un aspecto a no descuidar.
  • No perder de vista al cliente.

    Muchas veces el cliente puede no conocer todas sus necesidades y por ende, no saber lo que es mejor para tu proyecto. Por ello entenderlo y guiarlo hacia la mejor solución sin dudas generará un valor agregado que hará destacar la actividad del profesional.

    La libertad de tiempo, geográfica y financiera son algunos de los principales motivos por los cuáles muchos profesionales se vuelcan a la modalidad de trabajo freelance. Con los recientes acontecimientos mundiales, la pandemia favoreció la demanda de trabajos a distancia creando nuevas oportunidades. Las redes sociales y las plataformas online aparecen como aliados indispensables en este contexto a los que hay que explotar al máximo en sus ventajas.

     

  • Invertir en servicio “post-venta”.
    Como si se trata de una garantía, ser freelancer en pandemia significa tener atenciones con los clientes que en otro momento quizás no eran de consideración. Acercar distancias no solamente desde lo profesional sino desde lo humano es un plus que no todos los profesionales tienen.Luego de vender nuestro producto o servicio, es clave mantener el contacto no solamente para realizar modificaciones (si fueran necesarias) sino para no perder el contacto y “enfriar” esa relación. Un cliente puede de esta forma, pensar en nosotros nuevamente para un segundo proyecto o recomendarnos dentro de su círculo.

El mundo del futuro ya está en el presente y sobrevivir como freelancer en pandemia es posible y de hecho nunca como en este momento existieron posibilidades laborales dentro de este nicho para construir una marca personal y destacarse.

Si esta información te resultó útil no olvides compartirla en tus redes sociales.

Volver