Cómo hacer el registro de contratos de alquiler

El mercado inmobiliario argentino está en proceso de transición debido a la Ley de Alquileres sancionada en 2020. Uno de los puntos que establece la medida es el registro de contratos de alquiler.

Precisamente, marzo es el mes clave para los propietarios con inmuebles que estén alquilados. Esto se debe a que a partir de este mes comienza a regir la obligatoriedad de registrar los contratos vigentes. Hoy vamos a conocer en qué consiste el registro de contratos de alquiler, cuáles son sus ventajas y desventajas y cómo hacerlo.

Registro de contratos de alquiler ¿en qué consiste?

El registro de contratos de alquiler es una medida contemplada en la Ley de Alquileres, vigente desde el 1 de julio del 2020. Básicamente, consiste en la obligación de formalizar los contratos de alquiler celebrados entre propietarios e inquilinos.

Esta era una medida que ya se había establecido en la nueva ley. Sin embargo, ahora la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reglamentó el mecanismo para poder efectuarlo.

Desde este mes los contratos de alquileres deben registrarse ante la AFIP dentro de los 15 días seguidos a su firma. Asimismo, hay un plazo excepcional para los contratos celebrados entre el 1 de julio de 2020 y que continúen vigentes al 1 de marzo de 2021. Estos tendrán tiempo de registrarse hasta el 15 de abril.

“Aquellos contribuyentes que asuman el carácter de locadores o arrendatarios en los contratos quedan obligados a la registración de la operación”, explicó la AFIP en un comunicado.

Los propietarios no son los únicos que pueden registrar un contrato de alquiler. La normativa establece que existe la posibilidad de que agentes intermediarios como escribanos, inmobiliarias y corredores también puedan registrarlos. Esto sería en carácter representativo del locador.

Otro punto que contempla la ley con respecto a este registro es que, en caso de que los propietarios o inmobiliarias se nieguen a hacerlo, los inquilinos o locatarios también podrán informarlo. En este caso, será de forma voluntaria.

En este sentido, es importante aclarar que aquellos locadores que se nieguen a realizar este registro estarán incurriendo en un delito. De hecho, en la resolución se establecen sanciones para los propietarios que no presenten la información exigida dentro del régimen de registración.

Ventajas y desventajas del registro de contratos de alquiler

Las implicancias del registro de contratos de alquiler son diversas. Uno de los puntos favorables de la medida es que representa una protección jurídica para ambas partes. Sin contrato registrado tanto propietarios como inquilinos quedan vulnerables frente a lo que la otra parte decida hacer con el inmueble.

“No hay comienzo de juicio si el contrato no está registrado. Que exista locación en la medida de que el contrato esté registrado viene a legalizar los contratos”, dijo a Página 12 Fernando Muñoz, titular de la Defensoría del Inquilino de la Ciudad de Buenos Aires.

Otra ventaja para inquilinos es la deducción de ganancias. Quienes alquilan pueden deducir hasta el 40% del Impuesto a las Ganancias en función de las sumas que pagan en concepto de alquiler. Pero para acceder a este beneficio es esencial el registro del contrato ante la AFIP.

En cuanto a las desventajas, debemos decir que una de las más notorias se relaciona al descenso de la oferta. La carga impositiva que implica la nueva ley contribuye a que los propietarios decidan retirar sus inmuebles del mercado de alquiler para ponerlos a la venta. Esto hace que quienes necesitan alquilar encuentren cada vez menos opciones para hacerlo.

De lo anterior se desprende otro de los efectos negativos de la medida: la suba de precios. La oferta de propiedades en alquiler se reduce cada vez más, pero la demanda crece año a año. De este modo, los precios por alquilar una vivienda en el país son cada vez más elevados. Esto dificulta el acceso a la vivienda para muchos inquilinos.

Finalmente, de acuerdo con los expertos, la obligación de registrar cada contrato de alquiler contribuye a aumentar la informalidad. Propietarios e inquilinos buscan atajos para llegar a un acuerdo que les sirva a ambas partes. Así es como surgen contratos por fuera de la ley.

¿Cómo registrar el contrato de alquiler?

Para hacer el registro de contratos de alquiler será necesario seguir una serie de pasos. Lo primero es ingresar con Clave Fiscal a la página web de AFIP: www.afip.gob.ar.

Una vez dentro de la plataforma, nos dirigiremos a Mis Servicios. Al hacer clic en esta pestaña, aparecerán todos los servicios que tengamos adheridos, pero también, encontraremos un buscador para agregar un nuevo servicio.

En el cuadro de búsqueda escribiremos Registro de Locaciones de Inmuebles. Como resultado aparecerá la opción RELI-CONTRIBUYENTE, que debemos seleccionar. Al hacerlo, se abrirá una nueva pestaña en el navegador donde podremos iniciar el trámite.

En esta nueva pestaña, seleccionaremos la opción Declaración de contratos. Allí podremos registrar los contratos según el tipo de alquiler. Existen tres alternativas:

  • Alquiler de bienes inmuebles urbanos.
  • Arrendamientos sobre bienes inmuebles rurales.
  • Alquiler temporario de inmuebles (urbanos o rurales) con fines turísticos, descanso o similares.

En función de la alternativa que hayamos elegido aparecerán algunas preguntas para ir completando el registro de contratos de alquiler.

  • ¿Es una sublocación? Esto sirve para indicar si el inquilino subalquila el inmueble a un tercero.
  • ¿Cuál es tu rol en el contrato? En este punto podremos indicar si somos propietarios, locadores o intermediarios.
  • Tipo de locador. Es decir, si hacemos el trámite en nuestro nombre o en representación de alguien más.

Una vez completados todos los puntos, podremos seleccionar la opción Declarar. A partir de allí comenzaremos a cargar los datos de las partes que intervienen en el contrato.

Para finalizar, si la transacción es aceptada el sistema emitirá un comprobante de “Constancia de Empadronamiento”.

Ley de Alquileres, perspectivas a futuro

Tendremos que esperar algún tiempo más para conocer los alcances definitivos de la Ley de Alquileres en el mercado inmobiliario argentino. Pero, por el momento, el registro de contratos de alquiler es un paso obligatorio para adecuarse a la nueva normativa. Una medida que ya está vigente en países como Italia, donde también es obligatorio y en España, donde es optativo.

Si este artículo te resultó útil, no dejes de compartirlo en tus redes sociales.

Volver