Cómo reducir costos sin afectar la calidad

Para innovar o sobrevivir es necesario reducir costos pero es importante saber donde recortar y qué aspectos preservar para no perjudicar nuestro negocio.

Toda empresa busca maximizar sus beneficios. Además de mejorar las ventas, es importante reducir costos. Pero ¿cómo reducir costos en una empresa sin afectar la calidad? Existen algunos tips que se pueden considerar.

La calidad es aquello que nos distingue, por lo que no podemos ponerla en peligro. Muchas empresas al reducir los costos, disminuyen la calidad de sus productos ahuyentando a los clientes. Si eso sucede, las pérdidas serán mucho mayores que lo que logramos ganar al reducir ciertos gastos. Por esta razón, no se deben cometer errores al momento de decidir sobre qué costo reducir. Para ello, es importante diferenciar entre costos “buenos” y costos “malos”.

Es importante analizar bajas en los costos de productividad sin perder calidad del producto o servicio. (Fuente: Pixabay).

El área de costos es tan compleja que en muchos casos se desprende de la contabilidad general. Debido a que suele ser tan específica, muchas empresas cuentan con departamentos especializados solo en el área de costos.

¿Cómo reducir costos en una empresa?

Es importante comprender que reducir costos no significa reducir personal. El recurso humano es precisamente uno de los más valiosos por lo que no debe considerarse como un costo. Mucho menos, un costo “malo”.

Lo primero será analizar todo el proceso productivo. De principio a fin. Y cuando hablamos del fin, no nos referimos al producto terminado, sino hasta que está en manos del cliente. Es importante remarcar esto ya que hay muchos procesos hasta la llegada al cliente. Esos procesos, naturalmente, poseen diversos costos.

La gestión en línea y la administración en la nube son grandes aliados. (Fuente: Pixabay).

Comenzaremos estudiando la llegada de insumos o materia a nuestra empresa. Analizaremos entonces la gestión sobre los pagos a proveedores, transporte y stock. Lo siguiente será analizar el proceso productivo. Allí veremos los costos del personal y sus tareas. Herramientas, maquinarias, softwares y hasta el consumo de energía eléctrica intervienen. Por último, debemos examinar la salida del producto. El embalaje, publicidad y reparto son los factores a tener en cuenta.

Pero debemos recordar que si bien el proceso productivo es tal vez lo que más debamos tener en cuenta, no es lo único. Para poder reducir costos en una empresa habrá que analizar también aquellos costos generales de la planta. Allí encontraremos gastos de energía en general, seguros o gastos en comunicaciones.

Consejos para reducir costos en una empresa sin perder calidad.

Luego de un exhaustivo análisis de todas las áreas, llega el momento de enlistar los costos que vamos a buscar reducir. Sin olvidar, claro, que la prioridad será siempre conservar nuestra calidad.

  1. Obtener descuentos de nuestros proveedores.

Los costos de ingreso de insumos y/o materia prima a nuestra empresa son fundamentales. Tendremos que evaluar la posibilidad de pedir promociones. Descuentos por pagos de contado o por la compra de determinadas cantidades. Sucede que por costumbre o falta de tiempo, no tenemos en cuenta esto, pero podemos lograr grandes descuentos y reducir así los costos. En caso de no obtenerlo de parte de nuestros actuales proveedores, podemos evaluar la posibilidad de buscar otros nuevos.

  1. Reducir costos en seguros.

Muchas veces se contratan contratos de servicios con múltiples opciones. Innecesarias en algunos casos. Por ello, podemos reveer las prestaciones y analizar la posibilidad de reducir ciertas características para reducir costos. Otra opción, es buscar una nueva aseguradora que nos brinde los mismos beneficios a un menor costo.

  1. Publicidad: nuevas opciones más económicas.

En el campo de la publicidad, muchas veces tenemos opciones muy caras que no son siempre efectivas. Si estamos gastando demasiado en publicidad, podemos estudiar la posibilidad de reducirla reemplazándolas por otro tipo de publicidad de menor costo y mayor alcance. Las redes sociales ofrecen hoy en día grandes opciones.

  1. Reducir costos energéticos.

¿Todas las luces que se utilizan son necesarias? ¿Son de bajo consumo? Esas son dos preguntas que debemos hacernos para una posterior puesta en marcha. Mejorando esto, podemos reducir el consumo de energía eléctrica hasta un 20%.

  1. Reducir costos en comunicación.

Muchas empresas poseen líneas corporativas con grandes costos. Hoy en día gracias al uso de aplicaciones sin costo como WhatsApp, todos los empleados pueden estar en contacto directo. Incluso realizar llamadas. Es necesario utilizar la tecnología de forma efectiva para el beneficio de la empresa.

  1. Evitar desperdicios en papelería.

Muchas veces se imprime mucho más de lo que se necesita. La consecuencia de ello es un enorme gasto en papelería. Los papeles que no sirven, en lugar de tirarlo pueden servir como anotadores. Por otro lado, se puede implementar la adhesión a boletas electrónicas. De esta manera, se evitarán muchas impresiones.

  1. Software de gestión en la nube

La gestión de la información dentro de nuestra empresa es indispensable para la toma de decisiones. Podemos reducir costos incorporando lo que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Basta tener conexión a internet podrás entrar y tener toda tu información de forma rápida y clara. Sin la necesidad de contar con los programas tradicionales instalados en determinadas computadoras que presentan costos agregados por su actualización, mantenimiento o licencias por uso.

Aplicando algunos o todos esos puntos, se podrán reducir los costos en una empresa sin perder la calidad en lo absoluto. El proceso productivo se mantendrá intacto con la ventaja de haber logrado reducción de costos en distintos aspectos administrativos o técnicos. La gestión será indispensable para poder llevar a cabo estos cambios y analizar los resultados en los meses posteriores.

Si necesitas ajustar los gastos de tu emprendimiento o negocio y esta información te resultó útil, no olvides compartirla en tus redes sociales.

Volver