Cómo convertir tu emprendimiento en un negocio inteligente

Que todas (o casi todas) nuestras actividades están atravesadas por Internet no es novedad, sin embargo existen emprendedores que relegan este aspecto a un segundo plano. En este post te vamos a dar herramientas esenciales para convertir tu emprendimiento en un negocio inteligente.

Crear y administrar nuestro propio negocio y mantenerse a flote en cualquier mercado independientemente de nuestro nicho, puede convertirse en un auténtico desafío sobre todo en la actualidad, cuando la competencia es alta y los frentes a atacar son numerosos.

Estar en los smartphones de nuestros clientes equivale a “estar en sus mentes”. (Fuente: Unsplash).

Ya no es suficiente con una vidriera atractiva, el famoso “boca a boca” o años de trayectoria en una determinada actividad, hoy en día el uso eficaz de las herramientas digitales hace la diferencia entre un emprendimiento del montón y un negocio inteligente, lucrativo, eficaz y con serias posibilidades de crecimiento y expansión. Pero para que esto suceda es fundamental tener en cuenta estos aspectos fundamentales:

 

Tips esenciales para un negocio inteligente.

  1. Presencia digital o cómo hacer dinero mientras duermes.
    Ya sea con un negocio a la calle o trabajando como profesional independiente, en el momento que estás fuera de la oficina o se terminó tu horario de trabajo, la actividad laboral está finalizada hasta el día siguiente. Una presencia digital profesional y una estrategia de comunicación eficiente pueden garantizarte ingresos y potenciales clientes nuevos, incluso cuando estás durmiendo. Internet siempre está despierto, es por eso que desarrollar una web que represente tu emprendimiento, donde puedas recolectar datos de posibles consumidores o trabajar en tu imagen de marca en redes sociales donde puedas tener contacto directo con ellos y conocerlos aun más, es vital para convertir tu empresa en un negocio inteligente.
  1. Descuentos y promociones, el poder del consumido.
    Difícilmente en los tiempos que nos atraviesan te encuentres con un potencial cliente que lleve consigo un cupón de descuento o cualquier tipo de oferta en papel recortada del diario local. Esta estrategia (afortunadamente para el medio ambiente), quedó prácticamente desterrada de todos los nichos a excepción de grandes almacenes y gigantes de la industria alimenticia. En lugar de apelar a este mecanismo, a través de tu web o plataformas sociales, puedes ofrecer códigos de descuento para productos seleccionados, promociones que sucedan en días y horarios puntuales e incluso material gratuito, descargable mediante subscripción, que pueda aportarle a tu marca contenido de valor agregado y fidelizar a tus clientes.

    La conectividad ha reconvertido la forma en la que entendemos las transacciones. (Fuente: Unsplash).

  2. Conócete a ti mismo, y a tus clientes.
    Suponiendo que tu marca ya cuenta con presencia digital (un sitio web) y retomando el primer punto, es de vital importancia que en este espacio incluyas obligadamente un blog. Un blog sirve, no solamente para posicionar mejor en motores de búsqueda y así captar más y mejores clientes, sino para brindarles contenido valioso que hará que el vínculo con ellos sea más cercano, no sólo una relación limitada al intercambio de un producto o servicio. Además, cada entrada en tu blog fácilmente puede convertirse en un breve video en YouTube, esto significa no sólo mayor visibilidad al expandir tu marca a una nueva plataforma, sino mayor interacción con usuarios, alcanzar un público más grande y diferenciarte de tu competencia al atacar más frentes en comunicación y marketing digital.
  3. Maximiza “la cocina” de tu negocio.
    Si bien lo que sucede de puertas hacia fuera es obviamente muy importante al momento de elevar una marca, es también fundamental enfocarnos en el correcto uso y administración de los recursos propios. Esto se traduce básicamente en el manejo efectivo de nuestro capital mediante la implementación de herramientas digitales enfocadas en la gestión de negocios. Toda gran empresa en algún momento comenzó siendo pequeña, y entre otras claves como vimos anteriormente, el orden, la organización y una adecuada visualización del manejo de recursos, pagos, cobros, recibos, facturas digitales, te van a ayudar no sólo a mantenerte en regla con tus empleados y proveedores, sino a ahorrar tiempo que vas a poder invertir en innovar otros aspectos de tu emprendimiento.

En la actualidad y como nunca antes, las posibilidades de iniciar nuestro propio emprendimientos son múltiples, accesibles y están casi al alcance de cualquiera de nosotros. Las redes sociales son, sin lugar a dudas, las herramientas digitales facilitan que con pocos recursos pero con mucha dedicación, podamos llevar nuestra marca o emprendimiento al siguiente nivel, conectar con nuestra audiencia y aportarle a nuestros productos o servicios, valor agregado para mejorar sus vidas. Y todo esto mientras generamos ganancias directas e ingresos pasivos, ya que (como establecimos antes), Internet trabaja incluso mientras dormimos.

La tecnología 3.0 crea un mundo de oportunidades que se prácticamente inagotable para todos los jugadores involucrados, así como una mayor competencia, es por eso que es de vital importancia trabajar con herramientas y de formas que nos ayuden a diferenciarnos del resto mientras desarrollamos nuestro “ecosistema empresarial”.

Hoy mismo puedes convertir tu emprendimiento en un negocio inteligente, siguiendo estos cuatro consejos iniciales que te van a ayudar a potenciar el poder de tu marca.

Volver