Chief Learning Officer ¿De qué se trata esta nueva profesión?

Gestionar talentos y ayudar a mejorar las habilidades laborales de los empleados, son algunas de las funciones claves del Chief Learning Officer. ¿Pero qué es y para qué sirve un CLO en una empresa? El avance en la tecnología y los cambios constantes no solo implican el reemplazo de la mano de obra humana por las máquinas. También suponen la necesidad del trabajador de aprender de todo, en todo momento, y de adaptarse de forma inminente a estos nuevos escenarios.

Cada día se hace más necesario que las empresas cuenten con un responsable de facilitación del aprendizaje, que sea capaz de liderar procesos de cambio, de transformación digital, de aprendizaje y de innovación en un entorno incierto. Y esto, no es un trabajo que las máquinas puedan hacer. Es de esta necesidad que nace el puesto de Chief Learning Officer ( CLO), o Director de Aprendizaje, un puesto que de a poco está tomando protagonismo en muchas compañías.

A cargo de los procesos de aprendizaje, el CLO es la figura que puede reconvertir procesos y equipos de trabajo. (Fuente: Unsplash).

Tal como el nombre lo indica, el Chief Learning Officer, es una persona que garantiza que el programa y la estrategia de una empresa respalden sus objetivos comerciales generales. Su misión es gestionar el aprendizaje de la organización, dirigir la estrategia de la misma para que sus empleados aprendan lo necesario, de acuerdo con los proyectos corporativos.

El aprendizaje se convierte en una herramienta fundamental, que la figura del CLO permite potenciar en el ámbito organizativo. Los procesos de aprendizaje puestos en marcha deberían llevar a una mejora del desempeño individual de los empleados. Y si todos los empleados mejoran su rendimiento, también la hará la empresa. La ecuación es simple.

Dicho de otra manera: lo que están necesitando las empresas es una figura que combine las funciones tradicionales de aprendizaje y desarrollo y de formación, con la dirección estratégica de la compañía. Alguien que recopile toda la información y de las indicaciones hacia dónde ir.

Sus responsabilidades pueden incluir la incorporación de nuevos proyectos, cursos y materiales de capacitación, iniciativas de desarrollo de empleados, coaching ejecutivo, gestión del conocimiento y planificación de la sucesión.

Para fomentar el aprendizaje se pueden tomar diferentes estrategias como la rotación de puestos, el aprendizaje estructurado en el mismo puesto de trabajo, el aprendizaje auto-dirigido, los planes de desarrollo individual, el “mentorazgo”, el coaching, proyectos y asignaciones especiales, entre otros.

Para poder llevar a cabo este rol es primordial conocer en detalle las capacidades de la compañía.

  • Medir la efectividad de sus técnicas de aprendizaje, a través de los resultados de los proyectos en tiempo, rentabilidad e innovación.
  • Incentivar mediante recompensas el talento.
  • Tener buen manejo de equipo.
  • Aplicar estrategias específicas para la empresa.
  • Fomentar el compromiso de los empleados con los objetivos de la empresa, a través de la motivación sobre proyectos desafiantes.
  • Inculcar el espíritu de liderazgo en los empleados y motivarlos a que cada uno enfrente con responsabilidad su trabajo.
  • Aumentar la productividad del equipo.
  • Mejorar la rentabilidad.
  • Resolver problemas de forma rápida y efectiva.
  • Brindar el know-how y ser capaz de enseñar de varias formas, cómo emplearlas..
  • Asegurarse de que todas las partes de un equipo estén alineadas.

La necesidad de optimizar el trabajo está haciendo que cada vez haya más empresas con un responsable específico para estas tareas y por eso el peso de CLO está ganando terreno. En EEUU una gran parte de las empresas ya cuentan con esta figura. Facebook, PwC o Ernst & Young, han invertido hasta 140.000 dólares al año en CLO para sus organizaciones

¿Qué tiene que tener el que ocupe el puesto de CLO?

Idealmente, existen tres cualidades claves fundamentales que debe tener cualquier aspirante a ocupar este cargo:

  • Destrezas de liderazgo.
  • Experiencia con el planeamiento estratégico.
  • Conocimiento de los procesos de aprendizaje y desarrollo.

Estas características deben ser obligadamente fusionadas con otras prácticas y destrezas, que sí o sí se desarrollan dentro de la empresa. Conocer todas las áreas de la empresa: estar empapado de la diaria de la empresa, poder detectar nuevas necesidades de formación y saber cómo darles respuesta.

Comunicar sus ideas de manera eficaz, crear una visión y misión para el aprendizaje y el desarrollo, son fundamentales para la gestión eficaz de cualquier CLO. En definitiva, lo que este puesto busca es facilitar procesos de aprendizaje e innovación en corporaciones.

Optimizar los métodos de trabajo siguiendo tendencias en tecnología, clave para cualquier CLO. (Fuente: Unsplash).

Nadie puede negar que el fuerte avance de la tecnología y la automatización de los procesos está poniendo en jaque al trabajo fisco del humano y cada vez son más los trabajadores que tiene miedo de ser reemplazados por máquinas. Pero el panorama no tiene por qué ser del todo negativo. Mientras que la inteligencia artificial y el desarrollo de la robótica ocupan de apoco puestos tradicionales de trabajo, también nacen nuevas figuras con un peso importante para ser ocupados por profesionales de carne y hueso.

El valor agregado de la inteligencia “lateral” y la sensibilidad de la lógica humana, serán por siempre valores fundamentales para el desarrollo de cualquier empresa y de la vida en general.

Si esta información te resultó útil, no olvides compartirla en tus redes sociales.

Volver