Causas y efectos negativos del estrés laboral

Ansiedad, poca productividad y malestar generalizado que puede trasladarse a toda la oficina. El estrés laboral tiene causas que pueden ser evitables. El estrés laboral es una instancia que como empleado o empleador no queremos sufrir. Las principales causas que lo generan son ambientes tóxicos de trabajo, sobrecarga de actividades o relaciones trabajo con familia.

Se sabe que empleados relajados y felices son más productivos. Por lo tanto, cuando sucede lo contrario, la productividad es negativa y nos encontramos frente a una situación de estrés laboral que es lo que queremos evitar. Si el clima de trabajo se vuelve incómodo, los empleados no tienen ganas de ir, pero como deben hacerlo igual, lo hacen de mala manera y la situación empeora.

El stress laboral afecta todas las áreas de nuestra vida y afecta la salud física y psicológica. (Fuente: Unsplash).

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés se conoce como una reacción del organismo ante una situación que la persona considera como una amenaza. Es una reacción fisiológica que el organismo produce de forma involuntaria en forma de supervivencia. Pero cuando esta respuesta se produce de forma frecuente, el organismo comienza a funcionar de manera inadecuada.

En el caso del estrés laboral, la situación de amenaza se produce precisamente en el trabajo. Ya sea por intentar hacer frente a excesivas exigencias ocupacionales u ocupar un cargo que no le corresponde, el trabajador comienza a sufrir dicho estrés.

Bajo una situación de estrés laboral, podemos sufrir algunas de estas afecciones:

  • Afecciones Fisiológicas. Comienza a aumentar el ritmo cardíaco y con él la presión arterial. La tensión muscular también se incrementa y comienza la sudoración y secreción de adrenalina. Sumado a una respiración de mayor frecuencia.
  • Afecciones Emocionales: Mal humor, depresión, irritabilidad, desmotivación y hasta miedo. Son solo algunos de los síntomas.
  • Afecciones Cognitivas: la memoria comienza a fallar junto con la capacidad de aprendizaje.
  • Afecciones Conductuales: Se suelen cometer errores. El desgano es notorio. Se recurre a búsqueda de estimulantes nocivos (cigarrillos, energizantes o alcohol).

Ambiente laboral tóxico.

Los conceptos de ambiente laboral tóxico y estrés laboral van de la mano. Un ambiente de esas características es una de las principales causas. Existe por lo menos 8 indicadores de un ambiente desfavorable para la salud mental y emocional:

  1. No existe el trabajo en equipo. Esto genera distancia entre los empleados. Por otra parte, esa falla muestra una gran falencia de la organización, al no mostrar unión en búsqueda de objetivos.
  2. Ante la aparición de problemas, no se buscan soluciones sino culpables. Claramente es una situación que no genera otra cosa más que disconformidad por parte de los empleados. Esa actitud puede llevar a otros problemas laterales como el de evitar cualquier tipo de responsabilidad para evitar posibles acusaciones.
  3. Otras personas toman crédito de tu trabajo. Si eso sucede, puede afectar seriamente tu motivación y productividad. La tendencia será a dejar de esforzarse al no recibir el correspondiente reconocimiento.
  4. Existen reglas, pero nadie las sigue. Las reglas nos marcan un límite y nos dan libertad y seguridad, porque sabemos que podemos movernos con comodidad siempre dentro de estos límites. Cuando las reglas no son claras, posibles de cumplir, objetivas y breves pierden su esencia generando confusión y perdiendo los beneficios que otorga impartirlas.
  5. Circulan rumores y chismes. Esto no aporta nada productivo. Por el contrario, solo refuerzan un ambiente negativo de trabajo.

    Sobreexigencias y caos generalizado, contribuyen en gran medida al stress laboral. (Fuente: Unsplash).

  6. No existe un plan de desarrollo. La responsabilidad de esto recae en el personal gerencial. Las personas a cargo de la organización deben
    tener en claro el plan de desarrollo y darlo a conocer a los empleados.
  7. Personas no capacitadas reciben ascensos. Esto puede suceder por falta de seguimiento o preferencias. Cualquiera de los dos motivos son perjudiciales para el resto de los empleados que no se sienten valorados y pueden comenzar a trabajar desmotivados.
  8. No hay claridad en funciones ni objetivos. Al igual que en la falta de plan de desarrollo, si no se sabe hacia dónde apunta la empresa, el empleado puede sentir que su trabajo no tiene sentido.

No necesariamente deben darse todas estas características al mismo tiempo. Si alguno de estos puntos está sucediendo puede tratarse de un ambiente tóxico que puede causar estrés laboral en los empleados.

Si estás atravesando una situación de toxicidad o estrés laboral y te sirvió esta información, no olvides compartir esta entrada en tus redes sociales.

Volver