Ser contador independiente, ventajas y desventajas

Mayor libertad pero también más inestabilidad, aunque más lucrativo y con mayor potencial. Estos son los pros y contras de ser contador independiente. Normalmente en todas las profesiones debe pasar lo mismo. Uno se recibe, no sabe bien como entrar en el mercado laboral y está la pregunta del millón… ¿Cómo quiero ejercer mi profesión?

Nuestra decisión está muy ligada al contexto en el cual nos recibimos y vivimos. Depende de muchos factores, y de la subjetividad o personalidad de cada uno. Pero hay cuestiones que son comunes a cualquier caso.

Sin nada que tenga y bajo tus propios términos, así será independizarte. (Fuente: Unsplash).

Pros de ser un contador independiente.

Para quienes valoran la autonomía absoluta y poder construir un camino propio, existen múltiples ventajas al convertirnos en autónomos. Aquí hemos listado algunas de ellas.

  • Manejar nuestros tiempos y horarios.
    Trabajar 4 horas por día de lunes a sábado, hacer un break de dos horas para ir al gimnasio o trabajar los fines de semana. Nuestra rutina no va a estar atada a decisiones ajenas, sino que nosotros estaremos a todo momento en control de cómo se desarrolla nuestra jornada.
  • El valor de la marca personal.
    Tus clientes te contratan por quién eres, cómo solucionas sus inquietudes y la dedicación personalizada que le otorgas a cada uno de ellos. Además de un gran valor profesional, es un bonus para el ego personal.
  • El precio justo.
    Aunque estén regulados por cada jurisdicción o cada colegio, tus honorarios pueden variar en forma lucrativa según la tarifa que impongas. A mayor dedicación y empeño, mayor cantidad de clientes. Esto se traducirá en una reputación que te permitirá contar con lucrativos ingresos.
  • Absoluta libertad.
    Sin jefes que controlen tu día a día ni tener que lidiar con colaboradores que no hayas elegido. Aquí tú haces el trabajo a tu manera, ofreciendo un servicio de calidad con tu sello personal.

Contras de ser un contador independiente.

Como todo en la vida, existen los blancos y negros y por cada beneficio que una situación nos ofrezca, existirá una contraparte negativa.

  • Inestabilidad económica.
    El verdadero talón de Aquiles de la autonomía. Si eres una persona cuya necesidad de ingresos fijos es imperiosa porque tienes que pagar gastos (alquiler, matrícula, obra social, etc.), este puede ser un verdadero contratiempo. Tus ingresos dependerán de la cantidad de clientes, del tipo de trabajo que te soliciten y en algunos casos, inclusive de su voluntad de pago.
  • Vida desordenada.
    Por más que establezcas tus horarios para la atención de tus clientes, al saber que eres independiente, no faltarán clientes que te contacten o visiten en momentos inoportunos.
  • A la deriva.
    Puede suceder que en situaciones de estrés te sientas solo ante la toma de algunas decisiones. Es aquí donde sentirás más la ausencia de colegas o incluso un jefe que te oriente.

A mayor libertad también crecen los riesgos y estos se afrontan en soledad. (Fuente: Unsplash).

Si eres un profesional emprendedor, con seguridad de ti mismo y a quien no le importe ajustar sus gastos durante algunos meses, entonces puedes afrontar esta aventura tú solo. Lo más común y probable, y lo que hacemos la mayoría, es asegurarnos los gastos fijos con trabajos en relación de dependencia y luego largarnos a la vocación de servicio de atender a nuestros propios clientes.

A veces también depender de un colega al principio que nos enseñe cómo  se fue abriendo camino en esta amplia profesión, puede ser de mucha ayuda. Todo depende también de dónde estemos posicionados a la hora de saltar al mundo laboral. No es lo mismo vivir en una gran ciudad, donde es mucho más difícil ubicar clientes particulares, que vivir en una comunidad más pequeña. Allí eres rápidamente podrás convertirte en “el contador”.

Una vez que hayas tomado la decisión, siempre mantente firme y sigue adelante. Luego veremos cómo sobrevivir a los clientes y no enloquecer en el intento.

Si estás contemplando la idea de independizarte y te sirvió esta información, no dudes en compartir esta entrada en tus redes sociales.

Volver