FinTech: qué son y cómo están cambiando los negocios

Sin esperar largas colas, sin interacciones personales y en nuestro celular, los negocios del futuro están cada día más presentes gracias a la revolución de las FinTech. Acrónimo de Financial Technologies (tecnologías financieras), las FinTech hacen referencia al mundo de las finanzas y los mercados atravesados por las tecnologías 3.0.

Así como en su momento surgió la explosión de la compra-venta por internet, luego las redes sociales y el streaming, hoy todos los ojos están puestos en el mundo de los negocios y transacciones digitales asociados a la tecnología móvil. Ya no solamente se trata de el uso del home banking, administrar negocios o realizar pagos y depósitos desde nuestra billetera online, las FinTech traen aparejadas el uso y la explosión vertiginosa del mejoramiento de la inteligencia artificial.

Están entre nosotros y pisan fuerte en Wall Street, las FinTech están pateando el tablero. (Fuente: Unsplash).

Así como lo imaginaron algunos autores de ciencia ficción durante la década del ’60, los ciborgs (organismos cibernéticos capaces de tomar decisiones e imitar el comportamiento humano) ya están entre nosotros y sobre todo, en nuestros movimientos bancarios. Esto podemos verlo en las notificaciones que recibimos de nuestras aplicaciones financieras y la introducción de tecnologías como el reconocimiento de facial y de voz en términos de seguridad, así como los bots de soporte técnico y ventas, omnipresentes en las webs de cada banco.

La tecnología que va a cambiarlo todo.

Si bien la historia de las FinTech es vasta pero reciente, a grandes rasgos podemos determinar su nacimiento en Estados Unidos durante el año 2002, momento en el cual el ahora magnate tecnológico Elon Musk, saco a flote PayPal, el sistema de pagos virtuales más popular del mundo. Casi 20 años después las tecnologías financieras, prometen seguir modificando el mundo empresarial en forma (todavía más) drástica:

  • Robots, en la caja y en la gerencia. Aunque en el pasado la introducción de la inteligencia artificial se limitó a replicar tareas repetitivas, básicas o pesadas (como en sucede en la industria automotriz) se espera que la explosión de las FinTech en lleve obligadamente a la introducción de robots con capacidad de supervisar su propio aprendizaje y realizar tareas de mediana y alta complejidad, en los bancos occidentales.
  • Clientes y bancos más inteligentes. Saber qué, cómo y cuándo potenciales clientes necesitan de servicios financieros, será la clave para el desarrollo, mejoramiento y diseño de nuevos productos asociados a los negocios. Y todo esto será posible gracias al uso a gran escala de la big data, la recopilación y análisis de patrones y comportamientos de los usuarios en Internet.
  • Pequeñas empresas, un paso adelante. Iniciar un proyecto de negocios, abrir una empresa, tradicionalmente han sido desafíos inmensos para cualquier emprendedor, así como mantenerse a flote. Con la irrupción de las FinTech, se introducen modelos de negocios también disruptivos, con capacidad de más y mejor crecimiento, en menor tiempo y utilizando menos recursos; que se nutren del uso de estos nuevos servicios financieros para encontrar un nicho propio donde hacerse fuerte. De hecho, es en economías emergentes como India y Brasil, donde las FinTech ha generado grandes revoluciones.

Este podría ser el futuro asistente de recepción en el banco más cercano. (Fuente: Unsplash).

 

El fenómeno en nuestro país.

Solamente en el año 2016, la industria de las FinTech recibió inversiones que se calculan en aproximadamente 1.800 millones de dólares, estableciéndose así como el espacio hoy en día, más atractivo para la expansión. Al mismo tiempo, se estima que más de un tercio de los usuarios de tecnologías digitales en el mundo, utilizan entre 2 y 3 servicios de FinTech (ya sea bancos online, tarjetas de débito internacionales o billeteras digitales).

En nuestro país, los últimos datos que fueron recientemente publicados por el diario El Cronista Comercial, revelan que son cada vez más los argentinos y argentinas que se suman a la tendencia del uso de herramientas digitales para operaciones financieras de toda índole. Tanto que durante el 2018 el volumen de dinero electrónico promedió los 226 millones de pesos, un 37,1% más que en el 2017. Solamente en diciembre del 2018, se realizaron 405 millones de transacciones virtuales.

En el mismo sentido y a pesar del complejo y adverso escenario económico local en Argentina. Las compañías que forman parte de este nicho registraron un crecimiento de un 63%, entre agosto de 2018 y junio de 2019, lo que significa que ahora unas 217 empresas integran el sector, según un informe de Ámbito Financiero.

En su mayoría startups, las FinTech sin duda significarán un antes y un después en la forma que concebimos la economía, tanto a nivel nacional como global. Por el momento y, aunque estén viviendo un pequeño boom de popularidad, el desarrollo de esta industria se encuentra en su etapa inicial. Pero sin lugar a dudas, las FinTech llegaron para quedarse y están determinadas a cambiarlo todo, pero más que nada, el paradigma cultural del uso del dinero.

En el futuro inmediato se avizoran usuarios con mayores exigencias, que demanden el uso eficiente de su tiempo, la capacidad de realizar negocios en línea en instantes y con la mayor seguridad garantizada, desde cualquier lugar y a toda hora.

Si estás por invertir  o darle vida a tu emprendimiento financiero y esta información te resultó útil, no olvides compartirla en tus redes sociales.

Volver